martes, 25 de marzo de 2008

AM.6. PENSAMIENTO ANALÓGICO

El pensamiento analógico

El pensamiento analógico exige bastante abstracción. No siempre es fácil hallar las semejanzas, prescindiendo de las diferencias; tampoco es tarea fácil elaborar la síntesis de la analogía a través de un enunciado. El pensamiento analógico requiere de otras habilidades del pensamiento como el análisis, la interpretación, la comparación y la activación del razonamiento hipotético-inferencial. Es, en resumen, una capacidad de orden superior que requiere del desarrollo de otras capacidades, habilidades o destrezas.

Es la acción mental que consiste en relacionar dos situaciones, objetos, personas o conceptos que a simple vista no parecen tener semejanzas pero si se comparan sus características particulares se encontrará la correspondencia de las mismas.
El pensamiento analógico como una estrategia de aprendizaje.

En la educación formal o ámbito escolar se realiza el uso de la analogía, que es muy útil para poder apropiarse de los conocimientos que se presentan al sujeto lector, ya que, generando así que el conocimiento no sea lineal, si no más bien, la forma de aprendizaje tendrá muchas variantes según la perspectiva y el conocimiento previo que tenga la persona que realice la analogía sobre un concepto.
  • El pensamiento analógico puede tener funciones educativas por mencionar algunas:
  • Un conjunto de impacto de instrucciones para reconstruir la experiencia de los educandos.
  • Expresar algunas experiencias que son difíciles de descubrir en términos puramente lingüísticos sin tener que recurrir una descripción literal.
  • También es un medio de comunicación vivo que se encuentra mas cercano a nuestra experiencia perceptiva, cognitiva o emocional.
    Aprender a través de analogías, un punto importante es saber el objetivo de tal analogía ya que esto permite al análogo tener un panorama más amplio sobre lo que se tratara en la misma y servirá para despertar el interés al realizar el proceso de aprendizaje.

Esto lo señala Mason cuando expresa: “que el mero hecho de comprender el objetivo de la analogía producirá mejoras por sí mismo en la comprensión del concepto aprender y, por otro lado, el éxito del uso de la analogía para el cambio conceptual estará relacionado con la conciencia metaconceptual del significado y propósito instruccional de la analogía….”


En determinadas situaciones es imprescindible aprender conceptos que ayuden mas adelante en la realización de la práctica en este caso es posible usar la analogía como un medio de adquisición de conocimientos nuevos. Si se quiere especificar un concepto tal cual, seria necesario delimitar la presentación del mismo con respecto a otro a un grado tal que el lector de forma conciente sea guiado a la conclusión que se le quiere dar.

Una analogía se considera mala cuando es difícil identificar y llevar a otro campo semántico los rasgos importantes compartidos por el objetivo y el análogo. Por el contrario, se considera buena cuando tan sólo sugiere la información necesaria para que se produzca el nivel de abstracción adecuado que una lo nuevo con lo desconocido.

Las relaciones que se establecen a través del pensamiento analógico nos permiten “generar” nueva información y nos ayudan a comprender lo que de otra forma no podríamos comprender. Por ello, los grandes profetas de la humanidad han usado las analogías para entregar sus mensajes.